Los Catapila, esos ingratos

5.00

Traducido del francés (Costa de Marfil) por Alejandra Guarinos Viñals

Al cabo de algunas semanas, ya no hubo más Catapila en los coches que cruzaban la región. Entonces comenzamos a perseguir a aquellos cuyo nombre, religión o vestimenta se pareciera a la de los Catapila. Y acabaron también por irse de la región. Ahora sí éramos los dueños de nuestra tierra.

Robert es el nuevo presidente de los jóvenes del pueblo y, como tal, encargado de organizar estrambóticos torneos de fútbol, entierros de personalidades del lugar y elecciones más o menos fraudulentas. Sueña con el futuro de altos vuelos que promete cada nuevo candidato y para conseguirlo cambiará de bando tanto como haga falta. Y también perseguirá a los Catapila, esos ingratos extranjeros que han hecho florecer la economía y quieren, ¡maldición!, los mismos derechos que la gente del lugar.

La segunda parte de la trilogía político-social marfileña de Venance Konan puede leerse como relato independiente o como continuación de Robert y los Catapila. El autor ofrece, con su humor habitual, las claves para entender la crisis que dividió Costa de Marfil en la primera década del 2000.

autor

Venance Konan

Venance Konan. Foto y © de Abdoulaye Coulibaly.

Venance Konan nació en 1958 en Costa de Marfil. Se doctoró en Derecho por la Universidad de Niza y regresó a su país para entregarse al periodismo, su pasión desde que iba al colegio. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación de Costa de Marfil por una serie de reportajes sobre la guerra en Liberia y la droga en su país. Entre los años 2002 y 2006 fue el responsable de grandes reportajes en Fraternité Matin y, más tarde, corresponsal en Afrique Magazine. Desde abril de 2011, es director general del grupo Fraternité Matin[seguir leyendo >>]

traductora

Alejandra Guarinos Viñals

Alejandra Guarinos Viñals. Foto y (c) de Vicente Bodas González.

Alejandra Guarinos Viñals estudió en el Liceo Francés de Alicante, donde se gestó su pasión por las lenguas y la literatura. Aprovechando su habilidad con los idiomas, durante años trabajó en ámbitos internacionales y se dedicó a viajar y conocer mundo, otra de sus pasiones, hasta que, con 33 años, decidió abandonar su trabajo estable para cursar la licenciatura en Traducción e Interpretación. Erasmus tardía, siente que su decisión de alejarse de los senderos más convencionales tiene premio y poder dedicar hoy parte de su tiempo a la traducción literaria es uno de ellos. [seguir leyendo >>]

ficha técnica

ISBN: 978-84-946937-2-4

Formato: ePUB

Tamaño: 219 KB

Idiomas:
del original: francés (Costa de Marfil)
de esta edición: español

Publicado el 27.09.2018

leer un fragmento

Cuando murió el presidente de los jóvenes de nuestro pueblo, elegimos por unanimidad a Robert para reemplazarlo. De todas formas era el único candidato. A decir verdad, solo fue elegido por quienes estaban presentes en el bar del pueblo, donde pasábamos la mayor parte del tiempo, a los que había invitado a beber. Pero poca gente cuestionó su nombramiento cuando se supo que el nuevo presidente de los jóvenes era él. Robert siempre había sido un hombre de buen ver. Era alto, con las piernas algo arqueadas, tenía los dientes de arriba un poco separados y el cuello estriado. En nuestra cultura, era el prototipo de hombre atractivo. Además, era elegante —llevaba siempre los pantalones muy subidos, casi a la altura del pecho— y un excelente bailarín. Tenía todas las cualidades para dirigir a los demás. Amaba a las mujeres y ellas hacían lo propio. Se presentaba como el consolador de viudas, divorciadas, mujeres jóvenes y menos jóvenes, era el hombre más popular de nuestro pueblo.

Lo cierto es que Robert siempre se había considerado nuestro jefe. De niños, él dirigía nuestras expediciones para robar los huevos y las gallinas de los gallineros de nuestros parientes o los animales capturados en las trampas de sus campos. En una ocasión, robamos las hostias del viejo cura blanco que venía a decir misa al pueblo e hicimos una papilla con ellas añadiendo agua y azúcar. El cura dijo durante la misa que las hostias se convertirían en sangre en el estómago de los ladrones, eran la sangre de Cristo y solo los bautizados podían comerlas, de modo que iríamos al infierno. Durante días vivimos aterrorizados por si vomitábamos o cagábamos sangre, pero no pasó nada de eso y Robert nos explicó que el cura no era más que un mentiroso. Volvimos entonces a por una nueva caja de hostias. Pero el cura las había escondido en otro sitio.

Cuando íbamos al colegio, Robert era quien dirigía nuestras cacerías de lagartijas de cabeza roja. Utilizábamos las cabezas para fabricar nuestros fetiches y atraer así a las chicas. Es infalible. Podéis probar. Matábamos una lagartija con un tirachinas, le cortábamos la cabeza y la poníamos a secar al sol durante varios días. Una vez bien seca, la poníamos al fuego para secarla del todo y la machacábamos hasta convertirla en un polvo negruzco. Cuando echábamos ese polvo en el pipí de una chica antes de que la espuma del pis desapareciera, caía rendida a los pies de quien lo había preparado, no fallaba. Lo más complicado era poner el polvo en el pipí antes de que la espuma se fuera. En clase, cuando una chica pedía permiso al maestro para ir a hacer pis en la maleza, siempre había un chico que de repente sentía una necesidad imperiosa de vaciar la vejiga. Se escondía entre los matorrales y esperaba a que la chica se hubiera ido para poner en el pipí el polvo de cabeza de lagartija. Pero lo normal era que ya no quedara espuma. Las chicas terminaron por darse cuenta de nuestras intenciones y cuando iban a hacer pis se aseguraban de que nadie las siguiera y se quedaban cerca del pipí hasta que la espuma desaparecía. Robert, que era el más listo, sí conseguía poner el polvo de cabeza de lagartija en el pipí de las chicas y por eso todas se enamoraban de él. Las lagartijas nos servían también de fetiches en los partidos de fútbol. Los jugadores más caguetas de nuestros respectivos pueblos llevaban siempre en el fondo del bolsillo una cabeza seca de lagartija envuelta en papel. Y gracias a ella marcaban goles o paraban la pelota antes de que se colara entre los postes.

Cuando Robert iba al instituto, era el joven más elegante y el mejor bailarín de jerk de toda la subprefectura. El jerk era entonces el baile de moda. Y cuando en vacaciones venía al pueblo con sus camisas ajustadas y unos pantalones de campana que le tapaban completamente los zapatos de plataforma, él solito se levantaba a todas las chicas mientras «se deslizaba» con la música de James Brown. «Deslizarse» consistía en bailar desplazándose lateralmente con una sola pierna, como hacía el cantante americano James Brown, nuestro ídolo en esa época.

Glosario

El eBook incluye un pequeño vocabulario para entender mejor la historia.

Nota sobre derechos de autor:
Este fragmento y la obra a la que pertenece están protegidos por derechos de autor. Puedes reproducir y hacer una comunicación pública del extracto siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, acredites al autor y al traductor, e incluyas un enlace a esta página web.

¿cómo comprar?

Elegir, personalizar, pagar y descargar o regalar: un sistema de compra en cuatro sencillos pasos que se explican a continuación y durante los cuales 2709 books no te pedirá tus datos personales:

  1. En la pantalla del libro elegido, hacer un clic en el botón «comprar».
  2. Se llega entonces a la pantalla para personalizar, si se desea, el eBook. Puedes escribir tu nombre, o unas palabras dedicadas a la persona para la que se compra el eBook, en un máximo de 270 caracteres con espacios. Después, hacer clic en el botón «personalizar».
  3. En este momento, la web de 2709 books deriva a la pasarela de pago PayPal. En función del país desde el que se compre, podrás hacer el pago con cargo a tu cuenta PayPal, si la tienes, o con cargo a tu tarjeta.
  4. Una vez efectuado el pago, se vuelve automáticamente a la web de 2709 books y podrás elegir entre descargar el eBook o enviarlo para regalo:
    • Opción descarga. Hacer clic en el botón «descargar eBook» y el fichero se descarga en la carpeta configurada para ello. En la página que confirma la descarga también habrá un enlace para volver a descargar el eBook: una precaución añadida por si no encuentras el fichero en tu carpeta de descargas.
    • Opción regalo. Aquí es necesario indicar el correo electrónico del comprador y de la persona que recibirá el regalo, a la que también podrás enviar un pequeño mensaje a través del formulario. Luego, hacer clic en el botón «enviar eBook». Te enviaremos un correo confirmando tu compra y otro a la persona que recibe el eBook, con el enlace para la descarga y las instrucciones para la lectura.

Aunque vayas a leer el eBook en una tableta, en un eReader o en un móvil, te recomendamos que compres desde un ordenador y luego traslades el fichero a tu dispositivo de lectura digital.

Si durante el proceso de compra tienes algún problema técnico, puedes escribir a info [arroba] 2709books [punto] com y el equipo de 2709 books se pondrá en contacto contigo lo antes posible.

Nuestros eBooks también pueden comprarse en Lektu: tienen un sencillo sistema de compra e información sobre lectura de eBooks en diversos formatos.

¿cómo leer epub?

La mayoría de los dispositivos de lectura digital permiten acceder directamente al archivo ePUB. Así que, generalmente, solo será necesario guardar el archivo descargado en el eReader, tableta o móvil, abrirlo y empezar a leer.

Si lees en tableta, recuerda instalar o actualizar una aplicación de lectura de eBooks como, por ejemplo, Aldiko o Mantano (Android) o iBooks (Apple).

Si tu dispositivo de lectura es Kindle, tendrás que hacer una conversión del fichero ePUB al formato Mobi. Es muy sencillo de hacer con el gestor de eBooks Calibre, gratuito y multiplataforma.

Además, si no dispones de dispositivo de lectura digital, con Calibre también podrás leer el archivo ePUB en tu ordenador. Una vez instalado el programa, se añade el archivo ePUB descargado, se abre y se puede comenzar a leer.