Venance Konan
El entierro de mi tío

2.00

Traducido del francés (Costa de Marfil) por Alejandra Guarinos Viñals

En tiempos de mi tío, es decir en los del colono blanco, esa época donde no existía registro civil, se establecía la edad un poco de cualquier manera. Contando los dientes, por ejemplo. Mi tío tenía sus treinta y dos dientes cuando el colono se los contó.

El viejo tío Kouadjo muere y su sobrino vuelve al pueblo para asistir a su entierro. Allí, se encuentra con sus hermanos y juntos rememoran las andanzas del viejo y temido tío, estupendo camorrista que ha dejado muchos enemigos a sus espaldas. El retraso del coche fúnebre, la lluvia, los escarceos amorosos de uno de los sobrinos y la aparición de Kouakou Ba, el eterno rival del tío, son algunos de los acontecimientos que complicarán la tarea de dar sepultura al anciano.

Un breve relato que nos cuenta la divertida historia de la muerte por enfado del tío Kouadjo y las peripecias familiares para conseguir enterrarlo, y que nos acerca otra visión sobre la colonización, las religiones, la muerte y las supersticiones.

autor

Venance Konan

Venance Konan. Foto y © de Abdoulaye Coulibaly.

Venance Konan nació en 1958 en Costa de Marfil. Se doctoró en Derecho por la Universidad de Niza y regresó a su país para entregarse al periodismo, su pasión desde que iba al colegio. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación de Costa de Marfil por una serie de reportajes sobre la guerra en Liberia y la droga en su país. Entre los años 2002 y 2006 fue el responsable de grandes reportajes en Fraternité Matin y, más tarde, corresponsal en Afrique Magazine. Desde abril de 2011, es director general del grupo Fraternité Matin[seguir leyendo >>]

traductora

Alejandra Guarinos Viñals

Alejandra Guarinos Viñals. Foto y (c) de Vicente Bodas González.

Alejandra Guarinos Viñals estudió en el Liceo Francés de Alicante, donde se gestó su pasión por las lenguas y la literatura. Aprovechando su habilidad con los idiomas, durante años trabajó en ámbitos internacionales y se dedicó a viajar y conocer mundo, otra de sus pasiones, hasta que, con 33 años, decidió abandonar su trabajo estable para cursar la licenciatura en Traducción e Interpretación. Erasmus tardía, siente que su decisión de alejarse de los senderos más convencionales tiene premio y poder dedicar hoy parte de su tiempo a la traducción literaria es uno de ellos. [seguir leyendo >>]

ficha técnica

ISBN: 978-84-941711-1-6

Formato: ePUB

Tamaño: 139 KB

Idiomas:
del original: francés (Costa de Marfil)
de esta edición: español

Publicado el 12.12.2013

PVP: 2,00 €

leer un fragmento

Mi tío Kouadjo había sido uno de los pocos hombres del pueblo que fue a la escuela. Fue en la época en que los colonos obligaban a los padres a mandar a sus hijos a la escuela. A los padres de mi tío no les dio tiempo a esconderlo, como hicieron con mi padre, y mi tío tuvo que ir a la escuela contra su voluntad y la de sus padres. Pero mi tío no aguantaba los latigazos. Al cabo de algunos años, se peleó con su profesor y se reunió con nuestro padre en su escondite, en aquel momento, un campamento perdido en medio del bosque donde los enviados por los colonos nunca se atrevieron a adentrarse. Al final, mi tío nunca llegó tan lejos en la escuela como para hacer un trabajo de blanco en la ciudad, y se quedó en el pueblo de campesino, como el resto de sus hermanos; ahora bien, sí que llegó lo suficientemente lejos como para ser intérprete del sacerdote blanco, que venía todos los domingos para intentar hacer de nuestros padres unos buenos cristianos.

Mi tío se mostraba muy receloso cuando explicaba la Biblia. No soportaba que no se le prestase la suficiente atención. Claro que, esperar que unos baoulé analfabetos estuviesen muy atentos mientras otro, medio iletrado, intentaba explicarles el misterio de la Trinidad o las sutilezas del Evangelio según San Juan, era mucho esperar. Es más, esperar que campesinos baoulé polígamos, que pasaban la mayor parte del tiempo poniéndose los cuernos los unos a los otros, hasta el punto de preferir transmitir su herencia a sus sobrinos, los hijos de sus hermanas de madre, para asegurarse de que se trataba de la misma sangre; esperar pues, que esos mismos campesinos creyesen, sin partirse de risa, que una mujer a la que su marido nunca había tocado pudiese quedarse embarazada siendo todavía virgen y sin haber sido infiel, era una auténtica utopía.

Un domingo, cuando el tío Kouadjo estaba explicando el nacimiento de Cristo y cómo José —al que un ángel había comunicado que el embarazo de María era obra del Señor— se hizo cargo de ese niño, percibió la sonrisa burlona de Kouakou Ba. Mi tío se paró y le soltó:

—¡Ô toi bi! ¿De qué te ríes?

Pero Kouakou Ba era tan pendenciero como el tío Kouadjo. Se levantó y replicó:

—¡Ô bobo ô toi bi! ¿Quién te crees que eres para insultarme así?

Enseguida la iglesia se dividió en dos bandos. Los partidarios de Kouakou Ba y los del tío Kouadjo. El sacerdote, que no entendía el porqué de ese repentino subidón de adrenalina, levantó la vista al cielo y gritó:

—¡Silencio!

Todos se volvieron a sentar. Pero Kouakou Ba murmuró algo lo suficientemente alto para que lo oyeran:

—De todas formas, solo tú puedes creerte semejante historia.

Estallaron algunas risitas. Eso fue el colmo para mi tío. Kouakou Ba acababa de meter el dedo en su llaga secreta. Todos sabían en el pueblo que, al tío Kouadjo, su primera mujer lo había engañado sin ningún escrúpulo y, lo que es peor, no había tenido hijos. Se abalanzó sobre su adversario y los dos se cayeron rodando por el polvo en mitad de los bancos. El sacerdote, estupefacto, se situó prudentemente detrás del altar. Fueron necesarios seis robustos campesinos para separarlos y llevarlos a sus casas.

Glosario

El eBook incluye un pequeño vocabulario para entender mejor la historia.

Nota sobre derechos de autor:
Este fragmento y la obra a la que pertenece están protegidos por derechos de autor. Puedes reproducir y hacer una comunicación pública del extracto siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, acredites al autor y al traductor, e incluyas un enlace a esta página web.

¿cómo comprar?

Elegir, personalizar, pagar y descargar o regalar: un sistema de compra en cuatro sencillos pasos que se explican a continuación y durante los cuales 2709 books no te pedirá tus datos personales:

  1. En la pantalla del libro elegido, hacer un clic en el botón «comprar».
  2. Se llega entonces a la pantalla para personalizar, si se desea, el eBook. Puedes escribir tu nombre, o unas palabras dedicadas a la persona para la que se compra el eBook, en un máximo de 270 caracteres con espacios. Después, hacer clic en el botón «personalizar».
  3. En este momento, la web de 2709 books deriva a la pasarela de pago PayPal. En función del país desde el que se compre, podrás hacer el pago con cargo a tu cuenta PayPal, si la tienes, o con cargo a tu tarjeta.
  4. Una vez efectuado el pago, se vuelve automáticamente a la web de 2709 books y podrás elegir entre descargar el eBook o enviarlo para regalo:
    • Opción descarga. Hacer clic en el botón «descargar eBook» y el fichero se descarga en la carpeta configurada para ello. En la página que confirma la descarga también habrá un enlace para volver a descargar el eBook: una precaución añadida por si no encuentras el fichero en tu carpeta de descargas.
    • Opción regalo. Aquí es necesario indicar el correo electrónico del comprador y de la persona que recibirá el regalo, a la que también podrás enviar un pequeño mensaje a través del formulario. Luego, hacer clic en el botón «enviar eBook». Te enviaremos un correo confirmando tu compra y otro a la persona que recibe el eBook, con el enlace para la descarga y las instrucciones para la lectura.

Aunque vayas a leer el eBook en una tableta, en un eReader o en un móvil, te recomendamos que compres desde un ordenador y luego traslades el fichero a tu dispositivo de lectura digital.

Si durante el proceso de compra tienes algún problema técnico, puedes escribir a info [arroba] 2709books [punto] com y el equipo de 2709 books se pondrá en contacto contigo lo antes posible.

Nuestros eBooks también pueden comprarse en Lektu: tienen un sencillo sistema de compra e información sobre lectura de eBooks en diversos formatos.

¿cómo leer epub?

La mayoría de los dispositivos de lectura digital permiten acceder directamente al archivo ePUB. Así que, generalmente, solo será necesario guardar el archivo descargado en el eReader, tableta o móvil, abrirlo y empezar a leer.

Si lees en tableta, recuerda instalar o actualizar una aplicación de lectura de eBooks como, por ejemplo, Aldiko o Mantano (Android) o iBooks (Apple).

Si tu dispositivo de lectura es Kindle, tendrás que hacer una conversión del fichero ePUB al formato Mobi. Es muy sencillo de hacer con el gestor de eBooks Calibre, gratuito y multiplataforma.

Además, si no dispones de dispositivo de lectura digital, con Calibre también podrás leer el archivo ePUB en tu ordenador. Una vez instalado el programa, se añade el archivo ePUB descargado, se abre y se puede comenzar a leer.